Top of this page
Skip navigation, go straight to the content

'Nadie toma en serio mi osteoporosis'

  • Posted by

    nadie toma en serio mi osteoporosis
    Pese a que más de 200 millones de personas viven con osteoporosis en todo el mundo, los pacientes que, además, sufren fracturas por fragilidad, a menudo tienen sentimientos de aislamiento y desapego. Esto supone una carga significativa adicional a su malestar, muchas veces olvidada, que impacta directamente en su calidad de vida.
    La naturaleza de la osteoporosis provoca que los huesos se debiliten, haciéndolos frágiles y más propensos a romperse (lo que se denomina fractura por fragilidad) y que conlleva una alteración importante en la vida de quien la sufre, sin previo aviso. En este sentido, muchas personas descubren que ya no pueden trabajar, mantenerse físicamente activos o incluso interactuar con la familia de la misma manera, de modo que dejan de realizar cosas con las que antes disfrutaban.

    Con este conocimiento, hemos preguntado a un grupo de personas que viven con osteoporosis y que ha experimentado fracturas por fragilidad, si había sentido sentimientos de aislamiento después de su diagnóstico. A continuación, compartimos una de las respuestas que obtuvimos:

    “Mi primera fractura fue muy traumática -respondió un hombre de unos 50 años-. Además del dolor, no conseguí obtener respuestas sobre por qué me sucedió. Me obligaron a retirarme de un trabajo que amaba, toda mi vida cambió en un abrir y cerrar de ojos. Y no soporté muy bien todo este cambio. Me retiré y me sentí solo, incluso entre mis propios amigos y familiares”.

    Percepciones erróneas

    Otros participantes en este encuentro, lamentaron las percepciones erróneas que tienen sus familias o seres queridos sobre la osteoporosis.

    “Cuando me caí y me fracturé estaba solo, sentí que nadie se lo tomaba en serio que estaba aislado, incluso con mi familia, porque me decían: 'Ah, es solo osteoporosis ¿por qué actúas así?'. Es una sensación de aislamiento e incomprensión”, aseguró una mujer de 60 años.

    Otra mujer explicó que su principal problema fue que limitar sus movimientos físicos con el objetivo de evitar la fractura de huesos le impidió jugar con sus nietos, y eso también supuso un efecto en ella y en toda su familia.

    Para estos pacientes que se sienten aislados o que están preocupados por el impacto emocional de la osteoporosis, es importante recordarles que no están solos con la enfermedad. Hablar con un profesional de la salud puede ayudarles a manejarla, al igual que hablar con un compañero o grupo de apoyo que prestan asesoramiento.

    Tags:
    Categorias:
    Share: