Top of this page
Skip navigation, go straight to the content

Una encuesta evidencia la discriminación laboral que sufren las personas con epilepsia

  • Posted by

    Evidencia
    La epilepsia es la enfermedad neurológica crónica más frecuente, pero aun así sigue siendo incomprendida en el entorno laboral. Una nueva encuesta ha puesto de manifiesto los retos a los que debe enfrentarse las personas con epilepsia en el trabajo, y debería servirnos de inspiración para desarrollar iniciativas encaminadas a superar el estigma que lleva asociada esta patología.

    Los resultados de este estudio poblacional, realizado por YouGov en el Reino Unido, muestra que uno de cada cuatro empleados encuestados (el 26 por ciento) sentiría preocupación si trabajara con un compañero que padeciera epilepsia. De entre estas personas, la mayoría (un 63 por ciento) comentó que su preocupación residía en el hecho de no saber cómo ayudar a un compañero si este sufriera una crisis epiléptica.

    Esta falta de conocimiento y de comprensión puede resultar inquietante, pero también demuestra que el margen de acción para combatir el estigma que rodea a la epilepsia es muy amplio.

    Es acuciante tomar medidas en este asunto ya que alrededor de 65 millones de personas en todo el mundo sufren epilepsia. Además, no hay que olvidar que la esta enfermedad es especialmente prevalente durante los primeros años de la infancia, en personas de más de 65 años y en las de edad muy avanzada, pero puede llegar a afectar a personas de cualquier edad.

    Mejorar vidas

    Fomentar la concienciación en escuelas, institutos y lugares de trabajo es esencial si deseamos mejorar las vidas diarias de las personas con esta condición neurológica.

    La reciente encuesta YouGov también revela que la principal falta de compresión de la sociedad tiene que ver con las crisis epilépticas. Según los resultados, a tres cuartas partes de los participantes (un 76 por ciento) nunca se les ha ofrecido formación acerca de lo que tendrían que hacer si alguien sufriese una crisis en el lugar de trabajo. Por tanto, es posible que el mayor temor provenga del desconocimiento de la enfermedad.

    Las crisis epilépticas pueden manifestarse de muchas formas y pueden ser difíciles de reconocer. Y dada la prevalencia de la epilepsia, las campañas informativas y formativas podrían resultar muy beneficiosas para pacientes y toda la sociedad.

    Formación y ayuda

    Un camino que no va a ser fácil, ya que la discriminación laboral de las personas con epilepsia está muy arraigada. Según la Epilepsy Society, una organización de pacientes del Reino Unido, las personas con epilepsia tienen el doble de posibilidades de sufrir desempleo que el resto de la población.

    De ahí que los representantes de los pacientes piden que se imparta formación en los centros de trabajo que ayude a las personas con epilepsia a sentirse más seguras y más respaldadas. Asimismo, esa formación serviría para aportar confianza a sus compañeros de trabajo a la hora de tener que intervenir en el caso de que los pacientes sufrieranuna crisis.

    Saber más acerca de esta enfermedad podría resultar beneficioso también para las empresas, dado que estarían más predispuestos a contratar a personas con esta condición si comprendiesen la enfermedad más en profundidad.

    Los pacientes con epilepsia tienen que enfrentarse a muchos retos a la hora de controlar los síntomas de la enfermedad, mantener relaciones sociales y vivir una vida normal, de modo que hagamos todo lo que esté en nuestra mano para garantizar que no se enfrenten a obstáculos innecesarios para integrarse y progresar en el mercado laboral.

    Tags:
    Categorias:
    Share: