Top of this page
Skip navigation, go straight to the content

UCB enfoca sus acciones de RSC a ayudar a pacientes de zonas desfavorecidas

  • Posted by

    RSC
    Como parte esencial del sistema de salud, UCB conecta con los pacientes para tener una visión de sus problemas, sus enfermedades y sus inquietudes. Pero no sólo en el plano de ayudar a la salud, sino que cuenta con un enorme compromiso ético mundial para contribuir en todos los ámbitos, más allá de los intereses comerciales. Es la única manera de hacer un negocio responsable.

    El compromiso con el paciente y con la comunidad, el respeto al medioambiente y sus colaboradores constituyen todo aquello que les impulsa para crecer y mejorar el mundo, siempre dentro de un marco ético que aporte valor. En la estrategia de responsabilidad social corporativa (RSC) de UCB las perspectivas sociales, ambientales y económicas a largo plazo se entrelazan con el fin de comprometerse a favor de la sostenibilidad y la responsabilidad.

    En este contexto, la compañía cuenta con un “Fondo de Responsabilidad Social UCB”, una iniciativa que llegó como respuesta a una pregunta formulada con frecuencia por los empleados de UCB: “¿Cómo podemos ayudar al mundo? ¿Qué podemos hacer?”. El Fondo de Responsabilidad Social UCB está constituido como un fondo independiente que es gestionado por la Fundación Rey Balduino (kBF), una reconocida organización belga independiente sin ánimo de lucro que está presente en Estados Unidos, en varios países europeos, y también colabora con proyectos en Asia Pacífico y Latinoamérica.

    Este Fondo se centra principalmente en dos proyectos de RSC orientados a ayudar a los pacientes de las zonas más desfavorecidas de África y Asia:

    1.- Los Hermanos de la Caridad – África: UCB colabora activamente con Fracarita Bélgica, una ONG internacional de cooperación al desarrollo de los Hermanos de la Caridad, se dedica a afrontar el reto de mejorar la salud de las personas más vulnerables, especialmente los niños, y está fuertemente arraigada en comunidades locales de 32 países. Esta iniciativa con los Hermanos de la Caridad ha añadido una nueva dimensión a la red de apoyo existente para personas que padecen epilepsia y que a menudo son estigmatizadas y rechazadas por las comunidades locales. 

    Se forman médicos en colaboración con los Hermanos de la Caridad para convertirse en neurólogos especialistas o profesores. De este modo se puede garantizar la formación continua de los estudiantes de medicina y enfermería, además del acceso a atención por parte de pacientes con epilepsia y sus familias.

    2.- El Rainbow Bridge y el Proyecto Hope – Asia, China: En marzo de 2013, UCB y el Proyecto HOPE inauguraron, junto con el Centro Médico Infantil de Shanghái, un programa a tres años vista: el “Rainbow Bridge” para mejorar la atención médica a los niños que viven con epilepsia en China y proporcionar apoyo psicológico a sus familias. 

    A través de una red nacional de 10 importantes hospitales infantiles, el programa ofrece educación sanitaria y una formación profesional a los neurólogos pediátricos. Este programa permitirá a los niños recuperar una vida normal sin prejuicios. El programa también está orientado a llegar a las escuelas para formar tanto a educadores como a estudiantes a disipar los mitos en torno a la epilepsia y mejorar su percepción pública.

    Tags:
    Categorias:
    Share: