Top of this page
Skip navigation, go straight to the content

El Dr. Johnston ha explicado cómo los estudios óseos en astronautas podrían influir en el tratamiento de la osteoporosis

  • Posted by

    dr johnston_383x255

    El estudio de la salud ósea de los astronautas en el Espacio podría ser clave en la investigación y desarrollo de nuevos tratamientos para enfermedades relacionadas con los huesos como la osteoporosis y las fracturas por fragilidad. Así lo ha puesto de manifiesto el doctor Smith Johnston, oficial médico y cirujano de vuelo de la NASA, en el simposio ‘A universe of new understanding’ –desarrollado por UCB y Amgen- en el marco del XXIII Congreso de la Sociedad Española de Investigación Ósea y del Metabolismo Mineral (SEIOMM).

    Según el doctor Johnston, vivir en un entorno de microgravedad o gravedad 0 como la que viven los astronautas significa “estar flotando el 92% del tiempo, dado que solo el 8% del tiempo se practica un ejercicio intenso y se experimentan fuerzas gravitacionales”.

    Hablamos de una situación que conlleva un desgaste óseo y muscular muy importante: “un envejecimiento acelerado de los huesos con una pérdida de Densidad Mineral Ósea (DMO) de hasta 10 veces superior a la que esperable en función de su edad y su salud”, subrayó el experto.

    Problemas óseos de las personas sedentarias

    En el simposio, el doctor Johnston explicó que esta situación es muy difícil de frenar pese al ejercicio intensivo que realizan algunos astronautas, ya que la pérdida de densidad ósea sigue siendo muy significativa. Se trata de una realidad que se podría equiparar a la que sufren los huesos de las personas sedentarias que no realizan ningún ejercicio físico, o de las personas mayores que bien por sus condiciones o enfermedades crónicas asociadas tienen poca o nula movilidad.

    La causa de que esas pérdidas de tejido óseo en el Espacio se centra en la falta de formación ósea y los efectos que la microgravedad provoca en la propia remodelación de los huesos. “Una circunstancia de la que los huesos de los astronautas tardan en recuperarse entre 6 meses y tres años”, enfatiza el doctor Johnston. 

    En este escenario, este cirujano resalta que es importante contar con el compromiso de la comunidad científica para prevenir aún más la pérdida ósea y extrapolar el conocimiento que ya se tiene sobre los huesos de los astronautas a las investigaciones que se están realizando para el tratamiento de enfermedades relacionadas con la salud ósea en la Tierra, tales como la osteoporosis o las fracturas por fragilidad.

    Compromiso para prevenir fracturas por fragilidad

    “Con lo que ahora sabemos, debemos actuar en la población general con Densidad Mineral Ósea baja, con el objetivo de proteger sus huesos de posibles complicaciones como las fracturas por fragilidad”, concluyó el doctor Johnston.

    Estas conclusiones tienen especial relevancia si tenemos en cuenta que en la actualidad, se producen 8,9 millones de fracturas óseas en todo el mundo, en un año, más 330.000 solo en España. Es decir, se produce una fractura cada tres segundos, de los que solo el 40% consigue recuperar la calidad de vida que tenía antes de la fractura

    Además, del impacto que este problema de salud implica para la calidad de vida del paciente, se calcula que supone un coste en torno a 4.200 millones de euros anuales, en nuestro país.

    Tags:
    Categorias:
    Share: