Top of this page
Skip navigation, go straight to the content

El CEO de UCB visita uno de sus principales proyectos de RSC en el Congo

  • Posted by

    RSC1
    El presidente y consejero delegado de UCB, Jean-Christophe Tellier ha visitado, durante dos días, el Centro Neuro-Psiquiátrico de Joseph Guislain de Lubumbashi, en la República Democrática del Congo. Esta ha sido su primera visita para ver sobre el terreno uno de los proyectos de Responsabilidad Social Corporativa (RSC) que la compañía biofarmacéutica belga ha puesto en marcha en este país para mejorar la salud de las personas más vulnerables, especialmente los niños.

    En Lubumbashi, el acceso a la atención neurológica es limitado y la iniciativa de los Hermanos de la Caridad acerca la educación sobre esta especialidad a los médicos y al personal de enfermería neuropsiquiátrica, a fin de concienciarlos sobre la epilepsia y su impacto social para mejorar la accesibilidad al diagnóstico y al tratamiento. Esta ONG, con la que colabora UCB, opera en el único hospital neuropsiquiátrico, el Centro Neuropsiquiátrico Joseph Guislain (CNPJG) en Katanga, donde se atiende a personas con epilepsia y se hace electroencefalogramas a quienes lo necesiten para que no tengan que trasladarse.

    Las personas que viven con epilepsia en los pueblos y ciudades lejos de Lubumbashi se benefician además de una clínica móvil que visita los centros de atención primaria Saint-Luc y M'Linzi en Likasi, Saint Charles en Kipushi y Don Bosco en Kitumaini cada dos meses para garantizar un seguimiento adecuado y la adherencia al tratamiento, un aspecto esencial para el bienestar de los pacientes.

    Esta ha sido la primer vez que Jean-Christhope Tellier viaja a África. El viaje comenzó en el aeropuerto internacional de Luano, en donde tormentas nocturnas y abundantes lluvias fueron substituidas por un sol débil, vacilante en romperse a través de las nubes tropicales. El Hermano Ghislain Basubi y el capitán Jacques le dieron la bienvenida al CEO de UCB y a Fabrice Enderlin al pie del avión y los llevaron al Comité de bienvenida con las señoras Many Ndaya y Nathalie Mwika y el señor John Mutombo, ansiosos por recibir esta visita.

    No se hicieron especiales preparativos para esta visita con la intención de que los invitados participaran inmediatamente en la rutina diaria. Observar es inspiración.

    El equipo de profesionales sanitarios

    RSC2

    El Hermano Ghislain les presentó a su equipo de trabajo, todos estaban entusiasmados por atender a muchos pacientes. Él estaba maravillado por la atención con la que le escucharon los responsables de la organización belga. Sus sonrisas se hicieron contagiosas para los demás oyentes. Podía sentirse la emoción del Hermano Ghislain al percibir que cada palabra suya estaba llegando. Fue en ese momento cuando recordé las palabras de John Steinbeck: “Nosotros no hacemos el viaje, el viaje nos hace a nosotros”.

    Tellier participó activamente en las consultas de los doctores Olivier y Patrick tras ser advertido de los desafíos a los que se enfrentan en este país las personas que viven con epilepsia y sus familias. Un momento muy emotivo fue el encuentro con seis miembros de una familia que sufre epilepsia de origen genético, en la cual todos sufren de convulsiones generalizadas transmitidaen dos generaciones.La tía a cargo de cuidar a los miembros de su familia se conmovió por la compasión y lasabiduría de sus palabras.  En la actualidad, está en marcha un plan de acción para investigar el antecedente genético con el Departamento de Genética de la Universidad de Lubumbashi.

    Tellier también asistó con gusto a las reuniones externas con el doctor Bernard Blanpain delCentro Médico de la Comunidad, el profesor Gilbert Kishiba Fitula, recién nombrado rector de la Universidad de Lubumbashi, y la Hermana Dominique del Centro de Salud Primario de Kipushi. Momentos inolvidables para todos los presentes, Fabrice, Guy, hermano Ghislain y el doctor Olivier.

    La clínica móvil

    El último día, nos dirigimos desde las 06:30 de la mañana a Kipushi, junto con el personal de la clínica móvil. Nos embarcamos en una ruta llena de aventura, especialmente los dos últimos kilómetros. Había una franja de asfalto abandonada desde hace tiempo, infestada de baches que se hundían en el lodo y donde predominaba un agua sucia de color marrón. Una vez en el Centro de Atención Primaria de Salud de Kipushi, el grupo se dividió. Jean-Christophe y yo visitamos la casa de Keren y los demás prepararon las consultas de la clínica móvil.

    Keren vive con sus siete hermanos, su tía y su abuela en una pequeña casa muy bien conservada. La tía Odile compartió cómo Keren había desarrollado su primera convulsión, cómo la ausencia de tratamiento fue una verdadera pesadilla, cómo el inicio del tratamiento se asoció con efectos adversos, y como, hoy en día después de tres años, Keren vive libre de convulsiones y avanzando en sus actividades escolares.

    En el centro nos encontramos con otra sorpresa, había más de 100 personas en la sala de enseñanza, en espera de nuestra llegada y el inicio de las consultas. Tellier fue recibido por la Hermana Amaya con unos ojos y una sonrisa muyentusiasta. La Hermana Amaya le ofreció un recorrido por el Centro y le dijo: 'no olvidarás a África fácilmente'; una realidad muy verdadera.

    Muchas personas querían hablar conJean-Christophey él les atendiópacientemente.Sentado en un banco de madera, protegido por unas hojas surcadas por la lluvia, Tellier fue inspirado por las diferentes historias que le narraron o de las que fue testigo.“No puedo explicar lo mucho que significa para mí el ser testigo del trabajo de nuestra asociación con los Hermanos de la Caridad y el ver que verdaderamente se preocupan por las personas que viven con epilepsia en circunstancias muy difíciles e inesperadas; también el ver cómo traen una esencia de vitalidad humana a los pacientes: dignidad y esperanza", señaló.

    Tags:
    Categorias:
    Share: