Top of this page
Skip navigation, go straight to the content

Jérôme (Alemania)

Vive con epilepsia desde 1989

A un hombre al que le encanta el deporte, la epilepsia ha sido meramente un obstáculo a superar y un competidor al que vencer.  Jérôme ha practicado deporte de manera activa durante toda su vida, poniendo a prueba su valía en competiciones de natación, ciclismo y marcha.

Jérôme experimentó sus dos primeras crisis epilépticas de niño en la escuela y la tercera más grave cuando se dirigía a su clase de natación.  Fue trasladado al hospital y confinado durante seis semanas antes de que se le diagnosticara epilepsia.  Su médico le advirtió que tenía que dejar de participar en actividades deportivas. Así lo hizo durante un tiempo, pero sintió la necesidad de competir para demostrar que su epilepsia no lograría derrotarlo. Admite haber tenido mucha suerte al salir ileso, dados los riesgos que ha asumido.

Con el apoyo de su familia y de su neurólogo, Jérôme empezó a tomar medicación y sus convulsiones empezaron a ser menos frecuentes y a distanciarse.  Desde entonces ha completado varios triatlones y no padece crisis epilépticas desde 2003.  Ahora Jérôme tiene carnet de conducir y trabaja como fisioterapeuta.  Sigue llevando un estilo de vida muy atlético.