Top of this page
Skip navigation, go straight to the content

Testimonios de la epilepsia

Las personas que aparecen en este apartado han aprendido a convivir con la epilepsia y esperan ayudar a otros compartiendo sus experiencias.

Taylor Huey y Chelsea, su perro de asistencia

El perro de la fotografía es Chelsea, y su dueño se llama Taylor Huey. Taylor tenía 15 años cuando le diagnosticaron epilepsia. Desde entonces, él y su familia han vivido momentos difíciles como el paso del huracán Katrina, que arruinó el negocio familiar. Pero sólo dos meses después de esta desgracia llegó Chelsea, y transformó completamente la vida de Taylor y la de su familia, pues le brindó parte del apoyo emocional que necesitaba cuando se sometió a dos intervenciones de neurocirugía el año pasado. Durante su ingreso, el personal del LSU Medical Center de Luisiana permitió que Chelsea acompañara a Taylor, y ésta no se separó de su cama en ningún momento.

Alexander (Países Bajos)

Siempre me ha interesado cómo funciona el cerebro. Me hice profesor de neurofisiología clínica y trabajé con personas que viven con epilepsia. Después, tras sufrir un accidente de ciclismo a los 61 años, pasé a padecer yo mismo esta enfermedad. Fui operado por los hematomas subdurales que tenía en el cerebro y posteriormente desarrollé epilepsia.

Leer más

Beatriz (España) 

Beatriz pasó gran parte de su juventud y sus primeros años adultos aislada en un mundo marcado por el temor y la ansiedad porque padecía una enfermedad de la que no sabía nada al respecto: la epilepsia.  Tenía 8 años cuando padeció su primera crisis atónica, pero hicieron falta años de convulsiones, diagnósticos erróneos e información equivocada antes de que Beatriz recibiera un diagnóstico correcto.

Leer más

Catherine (Reino Unido)

Desde muy pequeña ya empecé a adentrarme en el mundo de la epilepsia porque mi padre la padece. A mí me la diagnosticaron a la edad de 15 años, pero debido a su historial, creía que sabía todo aquello que debía saber.

Leer más

Jérôme (Alemania) 

A un hombre al que le encanta el deporte, la epilepsia ha sido meramente un obstáculo a superar y un competidor al que vencer.  Jérôme ha practicado deporte de manera activa durante toda su vida, poniendo a prueba su valía en competiciones de natación, ciclismo y marcha.

Leer más

Lloyd (Reino Unido)

En 1986, Lloyd tuvo un accidente de tráfico con su coche, al chocar contra una rotonda.  Aunque pudo salvar la vida, sufrió una leve lesión en la cabeza.  Al principio parecía haberse recuperado por completo, pero al cabo de un mes, su esposa observó que parecía estar cada vez más distante durante sus conversaciones.  Insistió en que buscara atención médica, pero Lloyd se negó a reconocer el problema hasta que tuvo que ser ingresado de urgencia en el hospital después de padecer sus primeras convulsiones graves.

Leer más

Wieke (Países Bajos)

Me diagnosticaron epilepsia en 1987, mientras me planteaba cómo encajar la maternidad, mi carrera profesional y mis estudios. Desde entonces, me he tenido que enfrentar a muchos obstáculos. Mis neurólogos y yo seguimos buscando un tratamiento cuyos efectos secundarios sean tolerables.

Leer más