Top of this page
Skip navigation, go straight to the content

Verónica (España)

Cuidadora de su marido, con enfermedad de Parkinson

Verónica conoció a su esposo, José María, a la tierna edad de 16 años; desde su primer encuentro, la pareja sabía que había encontrado su media naranja. Una vez Verónica hubo finalizado sus estudios, los dos iniciaron una exitosa vida juntos. Sin embargo, las cosas empezaron a cambiar en 2003 cuando Verónica se dio cuenta de que su marido, que siempre había sido un hombre animado y feliz, se había vuelto totalmente inexpresivo. Su preocupación creció cuando José María empezó a perder mucho peso y a mostrar cambios bruscos en su estado de ánimo. En 2004, la pareja decidió visitar a su médico de familia para comentar los síntomas que José María padecía. Tras ser derivado a un neurólogo, Verónica acompañó a su esposo a la cita. Ambos quedaron conmocionados cuando a José Maria se le diagnosticó la enfermedad de Parkinson.  Su reacción de desesperación se transformó en optimismo cuando su marido le dijo: “Vero, no hagamos de esto una tragedia.”

Con el apoyo de su familia, José María empezó a trabajar con su neurólogo para encontrar una medicación adecuada que le permitiera controlar sus síntomas. Después de dar con la mejor opción de tratamiento posible, José María sigue trabajando con su neurólogo para hacer los ajustes necesarios y ha manifestado una enorme mejoría para contento de Verónica.

Verónica sigue prestando su apoyo incondicional a su esposo en todas sus actividades, incluso en las sesiones de natación y en sus paseos. Hoy por hoy, Verónica disfruta pasando los fines de semana en el campo con su familia. Está orgullosa de que su familia haya hecho piña para hacer frente a la adversidad y admira el ansia de superación de su esposo aun teniendo que convivir con la enfermedad de Parkinson.