Top of this page
Skip navigation, go straight to the content

Christer (Suecia)

Vive con la enfermedad de Parkinson desde 1988

Christer recuerda el momento de su encuentro con el Sr. Parkinson – porque se estaba poniendo el reloj, así que se acuerda del minuto exacto en que sucedió. En 1988, a la edad de 45 años, estaba estudiando para ser neurólogo y rápidamente redujo el abanico de posibilidades que podían ser las causantes de la torpeza de su mano.  Hacer frente a su diagnóstico seguía siendo una tarea difícil, mientras soportaba episodios de bloqueo motor cuando debía ir a sitios y proseguir con su trabajo.

A los 54 años de edad, Christer abandonó su puesto en la clínica de lesiones cerebrales debido a la progresión de los síntomas de la enfermedad de Parkinson.  Investigó una nueva opción que estaba disponible en aquel momento, la estimulación cerebral profunda, y presenció una enorme mejoría de sus síntomas.  Sigue trabajando con su médico para asegurarse de que su DBS y su medicación le aporten la libertad que precisa para jugar al golf y dedicar tiempo a sus nietos.

Actualmente, Christer ha vuelto a practicar la medicina y trabaja exclusivamente con pacientes afectados por la enfermedad de Parkinson – porque entiende verdaderamente lo que están pasando.  Christer es optimista sobre el futuro y sigue compartiendo sus experiencias en cuanto a marcarse objetivos y ser siempre positivo con los demás.