Top of this page
Skip navigation, go straight to the content

Nuria (España)

  • Nacidaen 1980
  • Vive con Lupus
  • Hablaespañol e inglés
  • Difunde el conocimiento sobre Lupus
  • Espera tener un niño algún día

Cuando tenía 10 de años, Nuria se levantó una mañana y no podía salir de la cama. Se pasó todo el día con un dolor constante y la visitó un médico que la diagnosticó con Fiebre Reumática.

Pero cuando tenía 13 años, la madre de Nuria advirtió una rojez en sus mejillas que no se iban. Eso es lo que hizo que se le diagnosticase finalmente con Lupus. El hecho de que le dijeran que ya no padecería lupus cuando tuviese 21 años, hizo que no se tomase muchas molestias en educarse a sí misma sobre su enfermedad.

Pero cuando cumplió 21 años su lupus no desapareció. Trato de vivir una vida por si misma, y después de terminar los estudios en la Universidad, se mudó al Reino Unido, donde comenzó a trabajar en una industria difícil.

Pero después, un día, se dio cuenta que no podía abrir su mano y sus tobillos comenzaron a molestarla. A medida que sus articulaciones le dolían más y más decidió cambiar el trabajo y mudarse cerca de casa.

Después de intentar luchar contra sus síntomas, finalmente se dio por rendida y llamó a su familia para pedir ayuda.Quisieron estar enseguida junto a ella, y cuando la temperatura de Nuria llegó a los 41 grados, la llevaron al hospital. Alli conoció al doctor que le sigue atendiendo hoy en día, y por fin comenzó su camino en la educación del lupus.

Actualmente, Nuria ha tenido que dejar de trabajar por complete, lo que ha supuesto un sacrificio para ella.
Today, Nuria has had to stop working altogether, which was a difficult sacrifice for her. Afortunadamente tiene el apoyo de su familia y su doctor.

Y lo más importante es que ha dejado de esconderse de su enfermedad y utiliza su experiencia para animar a otras personas que viven con lupus. “Nunca pierdas la esperanza y sacan lo mejor de todo aquello que se interponga en tu camino”

Contando mi historia, me gustaría dar a conocer a los demás lo que tanto tiempo me costó entender: “No es necesario esconderse. Hablando y siendo escuchada, podemos hacer algo sobre el temor y la soledad que vienen con el lupus.” Nuria.

image description