Top of this page
Skip navigation, go straight to the content

Enfermedad de Parkinson

La mayoría de los enfermos de Parkinson tiene más de cincuenta años, y aunque uno de cada cinco casos corresponde a menores de cuarenta años la probabilidad de recibir el diagnóstico de la enfermedad aumenta con la edad.

El origen de la enfermedad de Parkinson es la reducción de una sustancia química llamada dopamina. La dopamina es un neurotransmisor, una sustancia química presente en el cerebro que transmite señales entre las neuronas que regulan la función locomotora, es decir, el movimiento, el equilibrio y la marcha.

El tratamiento de la enfermedad de Parkinson

En estos momentos no hay cura para la enfermedad de Parkinson y el tratamiento tiene por finalidad aliviar los principales síntomas, a saber:

Temblor: agitación incontrolable
Rigidez anómala de los músculos
Bradicinesia: ralentización extrema del movimiento y los reflejos
Inestabilidad postural: incapacidad para permanecer de pie en una posición equilibrada o estable

Las personas con enfermedad de Parkinson también sufren otros problemas como cansancio, depresión, trastornos del equilibrio y de la escritura. También pueden sufrir cambios en el habla y en la expresión facial, y algunas personas tienen dificultades para comer y tragar.