Top of this page
Skip navigation, go straight to the content

La formación de pacientes aumenta la adherencia de los tratamientos, según el V encuentro de UCB en la UIMP

  • Posted by

    Encuentro de UCB en la UIMP1
    La formación de pregrado en este país no se adecúa a la clínica real posterior en lo que al trato con el paciente se refiere. Y pese a que siempre se habla de que el paciente es el eje del sistema, lo cierto es que hay que dar un salto más grande en la creación de más escuelas de pacientes y de profesionales, dado que, entre otras ventajas, aumentan notablemente la adherencia a los tratamientos. Estas son dos de los aspectos puestos sobre la mesa en el encuentro informativo del seminario “Innovación, Real Word Data y participación del paciente”, organizado por la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP), de Santander con la colaboración de UCB Iberia.

    Uno de los codirectores del curso, Joaquín Estévez, presidente de la Sociedad Española de Directivos de la Salud (SEDISA), ha sido tajante durante  la rueda de prensa en el palacio de la Magdalena. “Las facultades de Medicina y de Farmacia forman muy bien en lo técnico, pero el paciente demanda de los profesionales, al mismo tiempo, otros atributos como el trato, el respeto y que se le escuche y tome en cuenta en la toma de decisiones. Objetivos que, lamentablemente, no se cumplen en muchos casos”, ha señalado.

    Para Estévez, el enfermo no solo demanda del médico que sea un gran especialista, sino que tenga conocimientos de gestión, psicológicos y de habilidades relacionales. “La Universidad española, salvo casos escasos, no aporta conceptos que no estén ligados a lo técnico, pese a ser esenciales. De ahí que los servicios de salud tengan que paliar esas carencias cuando los médicos se incorporan a los servicios, si bien queda mucho por hacer”, ha advertido.

    En este punto, Estévez ha coincidido con el otro codirector del seminario, Miguel Ángel Calleja Hernández, presidente de la Sociedad Española de Farmacia Hospitalaria (SEFH) y jefe del Servicio de Farmacia del Hospital Virgen Macarena, de Sevilla. “Hay que dejar definitivamente atrás la medicina paternalista, y pasar de la medicina de la eminencia a la de la evidencia científica. Es de esta forma cuando se logrará un paciente formado e informado, con una gran adherencia al tratamiento, menos ingresos y un sistema más eficiente en general”, ha enumerado rotundo.

    Calleja ha puesto de relieve que los resultados y evaluaciones de las innovaciones que llegan al mercado no han de ser estrictamente clínicas y derivadas de los ensayos. “Hay otro lado humanístico a tener en cuenta, lo que obliga a tomar en cuenta el análisis de cómo vive el  paciente su tratamiento con un determinado fármaco. Y esos resultados están muy relacionados con el modo de atenderle en el hospital, la cercanía con su médico, el sentirse escuchado o el confort de administrarse el fármaco en casa en lugar de en el hospital. Parámetros todos que podemos mejorar mediante soportes innovadores que van a aumentar el valor del medicamento”, sentenció.

    A juicio del presidente de la SEFH, el  paciente valora muy positivamente que tenga un acceso fácil y sencillo a su médico y farmacéutico hospitalario. “El cambio está siendo gradual a la hora de dar importancia a la percepción que tiene, por ejemplo, el paciente del tratamiento que recibe y los efectos que tienen sobre su organismo. En cualquier caso, ya no se puede hacer nada sin contar con el enfermo, y el que no quiera aceptarlo se equivoca”, ha rematado el experto.

    Un salto mayor de cara al paciente

    El aspecto  más práctico sobre la participación de los pacientes lo ha puesto Joan Carles March, director de la Escuela Andaluza de Salud Pública (EASP). “En las estrategias y planes de los enfermos se escribe mucho sobre pacientes, pero hay que dar un salto mucho mayor. En la línea actual el proceso es demasiado lento, si bien hay iniciativas muy interesantes, pero las Facultades de Medicina van muy retrasadas, y hay programas todavía con una visión muy paternalista de la Medicina. Los pacientes quieren que les demos un papel real, y lo que se encuentran es un sistema todavía muy técnico en el que la experiencia de los  usuarios no siempre es tenida en cuenta”, ha indicado el especialista.

    Según March, la triada para el éxito es bien sencilla: formación, información y apoyo emocional. “Son las tres cuestiones que el paciente demanda, y los resultados en nuestra Escuela Andaluza son excelentes. Los usuarios formados y activos reingresan menos, reciben menos errores médicos, tienen una mejor comunicación con los profesionales, reducen las visitas a los servicios de urgencias y a atención primaria, y  se sienten capaces de tomar las riendas de su salud”, ha resaltado el directivo.

    Por último, Jesús Sobrino, director general de UCB Iberia, ha puesto en valor la importancia que tiene para este laboratorio la Escuela de Pacientes, porque cualquier innovación farmacológica está ligada al resultado final en el paciente. “La industria, y ese es nuestro caso, apoya las necesidades formativas de los pacientes y también de los profesionales El objetivo es avanzar en la gestión hospitalaria, tomando como base la sostenibilidad del sistema y la oportunidad que tenemos todos los agentes de  sector de la salud de colaborar en una mejor formación de los pacientes y de los profesionales, con propuestas que ayuden mejorar la vida de los pacientes”, ha manifestado.

    Sobrino ha precisado, además, que la necesidad de información en el entorno sanitario es una constante para los diferentes elementos decisores, todos ellos necesitados de cumplir con los retos de un entorno hospitalario siempre difícil. “Para UCB el paciente es esencial en un escenario de políticas de austeridad hacer sostenible el sistema, y la continua evolución de innovaciones farmacológicas. Ojalá que este curso sirva para encontrar nuevos modelos de aplicabilidad práctica en la integración del paciente en el proceso del medicamento”, ha concluido directivo de UCB.

    Encuentro de UCB en la UIMP2
    Pie de foto: MA Calleja (SEFH), JC March (EASP), Jesús Sobrino (UCB) y Joaquín Estévez (SEDISA)

    Tags:
    Categorias:
    Share: